La energia del silencio

Has escuchado esa frase de  “calladita  me veo mas  bonita”

¿Crees que sólo es dicha  porque si?

Te diré algo: es algo real y sumamente  importante  el saber  llevarlo a  cabo.

Las  palabras que  utilizamos  para  hablar de  los  demás  hacia hechos  o  personas deben ser  mas cuidados de  lo que tú  te  imaginas.

Tus  palabras  pueden ser  tan fuertes  que  pueden construir  una  buena  reputación  o  pueden  destruir  toda  una  vida. Piensa siempre  en lo que dices de  las demás  personas  y  analiza  bien  como  lo dices  y  porque.

Observa algo:  cuando nosotros  hablamos de algo  o de alguien,  estamos  gastando nuestra energía, ésa energía  puede ser  mejor  enfocada  hacia  planes  y  objetivos que  tengamos en  mente en esos  momentos.

Bien, si  hablamos  temas  irreales,  hechos que  no son ciertos de  algunas  personas, estamos  no sólo afectando a  las  personas de quienes se está  hablando,  estamos  también atrayendo atención hacia  nosotros de  una  manera  nada  buena.

Si cuentas  mentiras sobre alguien, entonces  esas  personas  a quienes tu se  las  has contado, estarán  pendientes de  lo que  tu has comentado y estarán  observándote  para darte  la razón,  o  para  tratarte de charlatan.

Eso,  te  resta energía  para  hacer cosas  buenas que  verdaderamente  quieras  realizar.
Por ello,  existen  éstos   célebres dichos:

  • Calladita  me veo mas  bonita
  • En boca cerrada  no entran  moscas”

Cuida  la energía con  la que cuentes, cuida  el que  la  puedas  utilizar en lo  más conveniente sin  hacer daño a  los demás.

“Sé  Amo de tu Silencio  y no Esclavo de  tus Palabras”

Guarda  tu energía  para  lo realmente  importante.

Si tienes sueños,  planes,  ideas  nuevas sobre algo, algún  negocio; no  las cuentes, no se  las digas  a  los que  no es  necesario  involucrar.

Guárdate tus  ideas  y  llévalas a  cabo.

Si las cuentas a  gente que  no  es  necesario hacerlo,  eso  también  te  resta energía  pues sólo  estarán esperando ver como actúas  y en algunas  ocasiones, si no comparten  tus  ideas,  quizá  hasta estén esperando que  te equivoques  para  mostrarte como ellos si tenían  razón  y tu  no.

Guarda tus sueños,  guarda  tus  ideas  y cuéntaselo a  las  personas que de  verdad  puedan compartir contigo tu buenaventura. No desgastes tu energía en ello,  no intentes  llamar  la  atención con ello.

Cuando tienes  un autoestima  nivelado,  no  necesitas de sentir  “los reflectores”  hacia ti, actúas  y haces  las cosas como  las debes    de  hacer sin esperar    el aplauso de  los  demás, y si  no  haces tanto ruido con  lo que  haces,  mucho  mejor aún.

Sin embargo,  no  hay que confundirse, no  hay que encerrarse  en una esfera  y  no compartir con  nadie  nada, no se trata de eso.

Se trata de compartir,  sólo  cuando no  te reste energía  hacerlo  y  llevar tus  planes a feliz  término.

Recuerda el otro dicho que reza  “mucho  ruido y  pocas  nueces”

No  te expongas tu mismo a  ser  observado de  mas,  sólo  por el hecho de  hablar de  mas con quienes  no debas.

Cuida entonces tus  planes,  tus sueños  y  objetivos,  atesóralos  y llévalos a  cabo  y comparte de ellos,  mejor cuando ya  lo  hayas  logrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>